5

s-l1000
El 5 ha sido siempre mi número favorito. No me enrollaré con las miles de casualidades en mi vida ligadas a este número porque no es el objetivo. Bueno, quizá una, el primer beso que nos dimos con el que ahora es mi marido fue un día 5 🙂

Dicho esto, este año cambió mi vida precisamente el 5 de Mayo (05/05), día en que nació Jan, nuestro hijo. Ese trocito de nosotros que hasta ahora no sabíamos que nos faltaba y que ha llenado nuestra vida de mucho, muchísimo amor. Hoy Jan cumple dos meses y creo que es un día precioso para publicar esta entrada.

20160505_224529

Pero empezaré por el principio. Jan ha sido un niño muy querido (y buscado). Este va a ser un post muy íntimo porque a mi durante el embarazo, sobre todo al final, me reconfortó mucho leer historias de otras mujeres acerca de su embarazo, parto y maternidad.

A finales del verano pasado, tras meses de búsqueda (y alguna que otra lagrimilla derramada al ver que me bajaba el periodo alguno de esos meses) quedaban pocos días para saber si esa vez era la vencida y ya le dije a mi marido (Marc) que sabía que estaba embarazada. Él pensaba que me había vuelto loca pero la prueba lo confirmó y el subidón de felicidad fue increíble. Fue precioso ir poco a poco dando la noticia a los más íntimos y, semanas más tarde, al resto de nuestro entorno.

En cuanto al embarazo no puedo quejarme. El primer trimestre tuve bastantes nauseas (aunque sólo llegué a vomitar dos veces) y mucho sueño, en el segundo trimestre tuve ciática (y pensé “qué horror como esto dure hasta el final!”) pero a base de caminar mucho se me quitó, y el tercer trimestre fue fantástico, aunque interminable! Qué ganas tenía yo de ver a mi pequeñajo.. Llegó la fecha en que salí de cuentas y aún se resistía! Acabaron provocándomelo 10 días después (Se ve que dentro tengo un SPA y Jan estaba muy a gusto jeje)

Obviamente la noche antes no pude ni dormir (bueno, no es que pudiera dormir mucho por las noches en general, pero ésa en concreto fue exagerado). Te pasan tantísimas cosas por la cabeza..Durante las últimas semanas me había estado preparando con una fisioterapeuta con masajes perineales y entrenando con epi-no. Me obsesionaba que el suelo pélvico me quedara bien e intentar evitar episotomia. Pues bien, estoy muy feliz de haberlo hecho, pero al final acabó todo en una cesárea. Pero no quiero adelantarme.

Ingresé (ingresamos, Marc estuvo a mi lado dándome ánimos todo el tiempo) a las 7.30. Fue bastante cómico el momento de llegar y no saber que decir “Ehm…vengo a parir” jeje Tuve a Jan en el Hospital de Barcelona y el trato desde el primer momento fue fantástico. Entramos a nuestra sala de dilatación y me pusieron correas e hicieron un tacto para comprobar que seguía verde verde. Me introdujeron prostaglandinas y me dejaron subir ya a la habitación que me habían asignado para ir evolucionando con calma. Empecé con contracciones que fueron creciendo y al cabo de unas tres horas me volvieron a bajar a monitores, comprobando que mis contracciones ya eran “majas” y cada minuto y medio. Pensé que era muy buena señal, y eran muy llevables, así que tenía ganas de ver si había borrado cuello, y de cuánto estaba dilatada ya.

Al cabo de una hora más o menos vinieron a hacerme un tacto y entonces llegó el bajón…prácticamente no había modificado cuello y no estaba dilatando. Jan venía bastante grande y estaba muy arriba, así que me plantearon cómo veía la situación. Si yo quería parto vaginal sí o sí seguiríamos con inducción, aunque nadie me aseguraba que al final no fuera cesárea, y pintaba largo. Pedí la opinión de mi ginecóloga, la llamaron y ella estaba a favor de cesárea. Confío 100% en ella y mi obsesión era que el bebé no sufriera, así que dije que por mi perfecto tras hablarlo con Marc. Lo programaron todo para dos horas más tarde (dos horas que seguí con contracciones potentes y poniéndome nerviosa, no lo negaré) y así Marc pudo aprovechar e ir a comer, y avisar a nuestro familiares.

Llegó la hora de entrar a quirófano y vino la anestesista a explicarme le epidural y que firmara mi consentimiento. Dejaban entrar a Marc y yo dejé muy claro que quería piel con piel inmediatamente y el máximo tiempo posible. Lo tenía hablado con mi ginecóloga pero nunca está de más recordarlo.

Entramos a quirófano para anestesiarme mientras Marc se ponía la ropa para entrar y la verdad es que recuerdo frío, nervios (nunca me habían operado de nada), temblor…y a la vez una emoción difícil de describir, sabía que estaba a minutos de uno de los momentos más emocionantes de mi vida. Me tumbaron mientras hacía efecto y aquí una anécdota divertida: Marc tardaba mucho en venir y yo pensaba que se había rajado jaja y él esperaba que le fueran a buscar. Me dijeron que me trasladara mentalmente a algún sitio bonito y que estuviera tranquila y cuando Marc entró y se puso a mi lado yo le empecé a decir “Estoy en Tulum, en la playa de nuestra luna de miel, con una cerveza al lado y a punto de darme un baño” Obviamente el pobre pensó que se les había ido la anestesia por donde no tocaba y que se me había ido la cabeza, y luego nos reímos muchísimo.

El parto en si fue impresionante porque la epidural hizo que no notara dolor, pero sí notara todo el movimiento y cómo sacaban al bebé. He dicho que Jan venía grande y estaba muy arriba, y eso obligó a usar forceps incluso, así que noté muchas muchas cosas…Fueron unos minutos largos, de nervios contenidos, pero de confianza plena en el equipo que me practicaba la cesárea y de mucho amor e intimidad con Marc a la vez. De repente oímos “Qué rubito” y nos miramos sorprendidos. Nos habíamos planteado si Jan tendría los ojos azules porque en mi familia es muy común pero nosotros somos castaños y esto nos sorprendió mucho. Tengo que avanzaron que no es rubio a día de hoy….es súper pelirrojo!!! Pero sigo con mi historia..Por fin le oímos llorar, algo dentro de mi dio un vuelco y todo empezó a pasar muy rápido. La doctora me gritaba “Es precioso!!” y yo miraba a Marc hasta que Jan apareció en escena y, aunque suene ñoño, todo se paró. Mi niño, nuestro bebé, mi amor…Fue increíble. Me lo pusieron encima y no podía parar de llorar y decirle “ya estás aquí, ya estás aquí…” y darle miles de besos. Estoy escribiendo esto y me vuelvo a emocionar.

Se lo llevaron unos segundos para pesarle y ver que todo estaba bien (eternos para mi) y nos dijeron el peso 4,200kgs! y 52cm. Todo un campeón. Teníamos porra en la familia con el peso, pero todos nos quedamos cortos. Por fin me lo pusieron ya al pecho (se cogió enseguida, la sensación es espectacular) y nos dejaron un ratito a los tres. Mis recuerdos de cuánto tiempo pasó, qué hablamos, etc son muy difusos. Luego me sacaron en camilla para llevarme a la habitación y ya vimos a nuestra familia por el pasillo. Ver sus caras de emoción fue increíble y aún lloré más.

20160505_175843

Los días en el hospital fueron muy buenos. El subidón de adrenalina me provocó una felicidad permanente y que me sintiera muy bien (el bajón lo noté más en casa, y es que al final una cesárea es una señora operación, y a nivel físico la recuperación es durilla). Recibimos muchísimas visitas y cariño de los nuestros y Marc y yo vivimos momentos muy especiales. No podíamos dejar de mirar a Jan y preguntarnos cómo habíamos hecho una cosa tan preciosa..Entendí muchísimo a las madres que había leído o con las que había hablado, y sus palabras de amor para describir este momento.

Llevamos dos meses junto a este angelito y ya no puedo concebir mi vida sin él. Ha llegado para llenarnos de amor y nos ha dado una nueva visión de lo que es verdaderamente importante.

Espero que no haya sido un post demasiado largo. No he sido capaz de cortarlo porque está escrito de una vez, con el corazón en la mano.

Un beso,

Ali

Un comentario en “5

  1. Precioso el post, precioso Jan y preciosa tu. Me has emocionado y has hecho recordar muchas cosas. Os deseo toda la felicidad del mundo porque os la merecéis. Un besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s